Cuidar la salud visual es una tarea de todos los días. Pero por desgracia, no es algo a lo que se le presta la suficiente atención, y esto es más que comprobable al percibir los malos hábitos que conservamos desde la niñez. Son estos los responsables de una forma directa o indirecta de dañar los ojos y la visión.

Por ejemplo, pasar mucho tiempo sentados frente a un ordenador con malas posturas como arqueando la espalda, o estirando el cuello hacia adelante, es una posición que bloquea la llegada de sangre y oxígeno a los ojos. Algo que provocará que se tensen y contraigan lo que son los músculos extra oculares, es en este momento cuando se verá borroso.

Por lo que es una buena idea promover buenos hábitos de salud así como reducir el estrés y la tensión, si lo que se desea es tener una buena salud visual. Hay que tomar conciencia de la forma en la usamos nuestros ojos.

Ejercicios para mejorar la vista

Una forma práctica para beneficiar este aspecto, son los ejercicios para mejorar la vista, estos son simples y hace una gran diferencia en la salud de este sentido de tanta importancia en día a día:

  1. Caminar y practicar deportes como natación o futbol: La actividad física representa una enorme cantidad de ventajas para las personas y su visión. Es por ello que siempre se recomienda estar en constante movimiento y practicar ejercicios como caminar o hacer running. Otro consejo que hace mucho bien es la práctica de deportes como el tenis, el futbol, la natación, el baloncesto, e incluso la danza o el judo.
  2. Estar al aire libre alejados de las pantallas: Uno de los ejercicios para mejorar la vista de forma natural más simples y predecibles es sencillamente alejarse de las pantallas de los ordenadores o celulares, y en su lugar estar al aire libre. No solo en el descanso de la vista se estará trabajando para una mejor, sino que también tomar vitaminas de sol gracias a la luz natural, hará un enorme cambio para el bien de tu vista.
  3. Relajar los músculos del cuello y la espalda: Una buena postura, recta y bien posicionada es el mejor ejercicio para contribuir a que llegue más oxígeno y nutrientes a tus ojos mientras trabajas. Las malas posturas hacen un daño enorme además al cuello y a la espalda, por lo que es necesario corregirlas con prontitud.
  4. Cierra los ojos y usa tu imaginación: Los ojos necesitan de descanso en todo momento, por lo que con frecuencia toma tu tiempo para cerrarlos y pensar en algo agradable. Es una práctica de concentración, descanso y paz.
  5. Cambia el enfoque de tu mirada: Si no lo sabias, tus ojos necesitan moverse para su correcto funcionamiento, es por eso que necesitas cambiar el enfoque de la mirada cuando estés concentrado por mucho tiempo en un solo objeto. Para hacer esto de manera adecuada, levanta la vista y mira lejos para el descanso de los ojos.
  6. En lugar de frotarlos, apriétalos: Cuando los ojos escuecen es común que los frotemos, pero esto está mal, en su lugar lo más conveniente es realizar el siguiente ejercicio. Debes estrujar con mucha fuerza los ojos, y después abrirlos todo lo que puedas. La picazón debería irse, sin la necesidad de dañar tus ojos con movimientos bruscos.
  7. Parpadea con más frecuencia: Un ejercicio evidente pero muy útil es parpadear con frecuencia. Algunas veces nos olvidamos de hacerlo provocando sequedad e irritación en la superficies de la córnea. Por ello debes parpadear mucho, ello activará las glándulas lagrimales y relajar los músculos.