En esta ocasión os queremos hablar de la blefaroplastia, que si bien suele estar catalogada dentro de los problemas estéticos, es verdad que las bolsas de los ojos pueden llegar a suponer un problema para nuestra visión. Es por ello que cada vez más son los cirujanos oftalmológicos los que se animan a formarse y especializarse en este campo, el de la blefaroplastia.

La blefaroplastia es la técnica quirúrgica que elimina las bolsas de los ojos, ya sean las que aparecen en el párpado inferior como en el superior. Clásicamente, de este problema se han ocupado determinados cirujanos plásticos, pero como decimos, hay veces que los oftalmólogos también operan este problema.

Adiós bolsas

Esta operación en realidad es muy sencilla. Con unas simples incisiones, el cirujano puede eliminar el exceso de piel de los párpados, creando una mirada mucho más “viva” y quitando para siempre ese problema estético tan molesto.

Además, y tal y como decíamos arriba, en muchas ocasiones esas bolsas superan el ámbito de la estética. Se hacen demasiado grandes, haciendo que el ojo se cierre o que esa bolsa caiga por encima de él. Como comprenderéis, en esos casos la blefaroplastia supone un gran alivio para esa persona que realmente necesita de esa operación para mejorar su calidad de vida.

Recuperación de la blefaroplastia

Al ser una operación tan sencilla, la blefaroplastia se cataloga dentro de las operaciones ambulatorias o de día, es decir, que podrás irte a casa nada más termine la intervención.

La hinchazón característica, hematomas, etc, serán fácilmente tratados con los medicamentos y remedios que el médico te recomendará. Por norma general, no suponen un gran inconveniente para la gente que se opera, por lo que casi desde el primer día podrás llevar una vida totalmente normal.

Es lógico que, durante los primeros días, estés relajado en casa, sin forzar demasiado y evitando la vista cansada.

Cicatrices

Con la blefaroplastia apenas quedarán cicatrices, y si las hay, créeme que estarán muy disimuladas.

Se suele utilizar las líneas naturales de los párpados para que queden lo más armoniosas y estéticas posible, así que apenas se notarán (si ese es tu mayor temor). De todas maneras, el médico te informará debidamente de cómo podrás quedar.

Existen muchos procedimientos novedosos sobre esta técnica, como la blefaroplastia láser, que pueden disimular aun más esas pequeñas marcas que quedan. Infórmate debidamente de todo esto pues merece la pena.