La miopía es uno de los defectos visuales más comunes en la población. Por suerte para los miopes, en la actualidad hay muchas formas de corregir este problema, desde las tradicionales gafas hasta las novedosas técnicas de operación de miopía.

En este post nos centramos en la operación de miopía para explicarte cuáles son los principales tipos que existen y en qué se diferencian.

Principales técnicas de operación de miopía

La cirugía que se usa para corregir defectos refractivos como la miopía o la hipermetropía se llama cirugía refractiva. Dentro de este campo encontramos tres técnicas distintas:

  • PRK
  • FEMTOLASIK
  • ICL

PRK y FEMTOLASIK usan el láser para modificar la córnea mientras que ICL introducen una lente dentro del ojo. Veamos con más detenimiento en qué consiste cada una de ellas:

PRK

PRK es el acrónimo inglés de Queratotomía Fotorrefractiva. Durante la operación la capa superficial de la córnea, el epitelio, se raspa o se retira. Después se usa un láser llamado excimer que va rebajando el espesor corneal. El objetivo es modificar la curvatura de la córnea para que el ojo enfoque correctamente.

FEMTOLASIK

FEMTOLASIK es un tipo de técnica LASIK (que se traduce por Queratomileusis in situ Asistida por Láser). En el LASIK antes de tallar la córnea se levanta un disco de córnea o flap que se aparta para preservarlo de la acción del láser excimer. Una vez modificada la curvatura de la córnea, el flap vuelve a ponerse en su sitio.

Se llama FEMTOLASIK cuando el flap se obtiene aplicando un tipo de láser especial llamado Láser Femtosegundo.

Diferencias entre PRK y FEMTOLASIK

Como hemos visto, ambas técnicas usan el láser excimer para tallar la córnea. La diferencia está en la fase de preparación de la misma, con flap o sin flap. En la PRK se elimina parte del epitelio corneal, el epitelio se regenera, pero la herida tarda algunos días en cicatrizar. En el FEMTOLASIK el láser excimer se aplica por debajo del flap, y éste al colocarse luego otra vez en su sitio, actúa como una tirita favoreciendo la cicatrización. Esto significa que el FEMTOLASIK tiene una recuperación más rápida y menos molesta que PRK. Los resultados finales de la cirugía son similares en ambos casos.

ICL

ICL son las siglas en inglés de Lentes Intra Oculares. Este tipo de cirugía consiste en introducir una lente entre el cristalino y la parte posterior del iris. La lente tiene la graduación exacta del paciente y es biocompatible, por lo que no genera ningún rechazo. La operación es rápida, sencilla y consigue una buena visión. De hecho, se estima que las ICL procuran una agudeza visual en torno a un 20% mayor que la que el paciente alcanza con gafas o lentillas.

En ocasiones la lente sustituye directamente al cristalino. Está opción es habitual en miopes mayores de 60 años que también tienen otros problemas como la presbicia.

¿Cuál es la mejor técnica de operación de miopía?

Hemos visto varias formas de corregir la miopía mediante cirugía, ¿cuál es la mejor?

Lo cierto es que en la actualidad tanto la cirugía láser como las lentes intraoculares ofrecen muy buenos resultados y la tasa de complicaciones es mínima.

Sin embargo, la cirugía láser tiene algunas limitaciones que hacen que no esté indicada en estos casos:

  • Pacientes con córnea demasiado fina o plana.
  • Pacientes con demasiada graduación (+ 10 dioptrías).
  • Pacientes con irregularidades en la superficie del ojo.

Por otro lado, la operación de láser es más barata, así que muchos la prefieren en caso de pocas dioptrías.

En resumen, la mejor opción depende de cada paciente; de modo que si estás pensando en operarte de miopía no dudes en acudir a un oftalmólogo para informarte de tus opciones. Esperamos que este post haya sido útil, ahora quizás te interese saber cuál es el precio medio de una operación de miopía en España.